ENVÍO GRATUITO A PENÍNSULA EN PEDIDOS SUPERIORES A 50€
Después de usar tus joyas guardalas individualmente en un lugar seco y seguro, preferiblemente en una superfície acolchada. Nunca las dejes en zonas húmedas, y no las expongas al sol ni a cambios bruscos de temperatura, ya que eso puede comprometer su integridad.

A menos rozamiento más durabilidad, así que evita el impacto de tus joyas con superficies duras.

Evita el contacto directo entre tus joyas y productos químicos abrasivos. Recuerda que los perfumes y los cosméticos contienen productos químicos que pueden influenciar en la durabilidad de tus piezas.

Limpia frecuentemente tus joyas con agua tibia y jabón (con pH neutro) y posteriormente sécalas con una gamuza. Recuerda que las joyas chapadas siempre son más delicadas y deben limpiarse con más cuidado para no dañar su baño, así que evita ponerles cualquier líquido o abrillantador no específico para joyas de plata.